50 años: Turó de la Peira-mayo 1968- Lledoners-El Mesías de Händel-2018- De la Cataluña antifranquista a la Republica Catalana-Cap.XIV

Jose Molina Ayala Historias de la ciudad, Reflexiones políticas, Relatos 2 Comments

Habían terminado el primer plato de ensalada de cogollo y tomate con atún y crema de balsámico, que habían elegido los dos. La conversación transcurría con la frescura y naturalidad que siempre había caracterizado sus encuentros, además de los asuntos de la infancia, salió a colación la cuestión de la eutanasia en la que Pepe defendía con toda su claridad y sin ambigüedades que si en algún momento llegara a estar imposibilitado y no se sintiera útil que le dejen morir tranquilamente. Pasados estos temas ligados a la propia naturaleza como seres humanos, retomaron el debate sobre la situación política al tiempo que iniciaban el segundo plato Fideuá de marisco que comía Pepe y Lenguado con gambas al jerez y espinaca rellena de José Ramón.

-La verdad es que la transición fue un engaño. Y ahora pagamos todo lo que se hizo mal en aquellos años. Pepe ¿Me comentaste hace tiempo que votabas al PSOE, tal vez por Felipe González? Le preguntó José Ramón.

-Ahí se inició la trampa, en la llamada transición, que fue una rendición, una capitulación en toda regla frente al ejército y los políticos franquistas, que hemos descubierto muchos años tarde. Yo viví engañado por Felipe y su banda durante casi cuatro décadas, y hasta Zapatero me defraudó. Pero he rectificado, aunque tal vez algo tarde. El socialismo ha sido cobarde, y el culpable de todo. De la derecha era de esperar lo que hizo, pero la izquierda, lo peor fue lo que no hizo. En 20 años gobernando, creo que Felipe en su tercer mandato y sobretodo Zapatero, pudieron hacer mucho más. Con el ejército, la iglesia, la corona (hacer un referéndum sobre la República), la ley electoral, la elección de los jueces, el Senado, las Diputaciones, las Cajas de Ahorros, el reparto de la riqueza, etc.etc.

-¿Y ahora qué piensas sobre la corrupción en España y sobre todo por el conflicto Cataluña-España.

-La corrupción es la muestra palpable de la patrimonialización del país por parte de los políticos, que han mangoneado a su antojo lo que creían que era su «chiringuito». A su vez, con los jueces, o mejor, con la cúpula judicial, que ellos nombraron para tenerlos controlados, y con la ayuda de las leyes, que ellos mismos legislaron en su provecho, han hecho un totum revolutum mafioso, con el que han arruinado el país, han quebrado cajas y bancos, han saqueado los recursos públicos, han disparado la deuda hasta límites que no pagaremos jamás y se han repartido el pastel de cargos públicos y prebendas, sin escrúpulos ni vergüenza, y sin miedo a la justicia, porque la controlan. Suerte que quedan algunos jueces de base que no están contaminados, pero son la excepción que confirma la regla.

En cuanto al conflicto Catalunya-España, para mi es tan solo una cuestión de democracia. Ampararse en una Constitución casposa, obsoleta, tramposa, mentirosa y que en 43 años solo se ha tocado una vez, y para asegurar el pago de los intereses de la deuda a los usureros llamados «Mercados», es la prueba de su ineficacia e inutilidad. Una Carta magna que dice que «el rey es inviolable», no tiene ni credibilidad ni valor, y ni puede ni merece ser respetada. Recortar el Estatut con alevosía, por odio y venganza, reírse de él y del Parlament que lo votó, desautorizar al Congreso que lo aprobó y que los que lo aprobaron lo recurran, y el indigno TC lo recortara sin miramientos, es de una gravedad democrática que pone a sus autores a la altura de la dictadura de la que son herederos. Que una constitución niegue un referéndum, y que un gobierno intente anularlo (1-O), a porrazos, es el ejemplo más claro de que estamos bajo el yugo del franquismo y una dictadura poco disimulada. Un demócrata jamás puede rechazar una consulta popular, lo diga una ley o el dios bendito.

-¿También estás por la independencia? ¿Cómo has hecho esta radical evolución votando al PSOE y ahora independentista?

-Hacerme independentista no es un cambio radical, es la aplicación de una lógica política. No quiero estar, vivir, sufrir, en un país que me desprecia, me oprime y en el que ni soy libre, ni puedo expresarme con libertad. No me identifico con sus principios, ni con sus gobiernos, ni con su Jefe de Estado impuesto, ni con una bandera utilizada por los fascistas de la ultraderecha para ofender mis ideas. Por eso quiero ser independiente, al margen de algunos partidos nacionalistas catalanes con los que tampoco me identifico. Yo no estoy adoctrinado, tengo opinión y motivos que la justifican. Pasar de votar PSOE a indepe, es fácil de comprender, ya que en este tema los del bipartidismo son igual de cerrados, anti demócratas y dictadores que la ultraderecha, en muchos aspectos.

Y te pondré otro ejemplo de mi cambio de posiciones ideológicas y de opinión. Fui suscriptor de El País, un periódico que fue la referencia de nuestra incipiente democracia y de la prensa libre e independiente, durante 40 años, o sea desde su fundación. Pues bien, hace un par de años me di de baja porque su línea editorial dio un giro más que conservador con la irrupción de Podemos en lo político, y del Procés catalán como conflicto estado-autonomía. El diario tomó partido contra ambos «fenómenos», y su caída fue meteórica. Tal vez la coincidencia con la crisis económica influyó pero el caso fue que el Grupo Prisa cayó en una crisis financiera aguda. El otrora «periódico de la izquierda» o del PSOE, según se decía, y su bien ganada fama de serio, liberal, independiente y riguroso, y su reconocido prestigio en el mundo periodístico, se vinieron abajo en muy poco tiempo. Sus desmedidos y furibundos ataques al nuevo partido, Podemos, y sus insultos, descalificaciones y manipulaciones del proces catalán y de los partidos que apoyaban la independencia, hicieron que muchos lectores y suscriptores nos diéramos de baja. El hecho no fue menor, ya que según sus propias cifras, pasaron de vender 180.000 ejemplares diarios, con una difusión de 385.000, a los actuales 87.000 y 180.000 respectivamente, en unos años, lo cual indica que fueron muchos los que detectaron lo mismo que yo. Aplico un paralelismo simétrico entre El País y el PSOE, en su deriva, y si Felipe y su partido me defraudaron, el periódico también. Me sentí engañado por ambos y así se lo hice saber a la Defensora del Lector de El País en una larga y pormenorizada carta, a la que me contestó con evasivas pueriles y muy poco justificadas.¿Y tú que siempre has estado en la órbita del PSUC que posición tienes con respecto al conflicto Cataluña con el Estado?

-Ya sabes, siempre voté al PSUC e Iniciativa, y ahora estoy en el proceso no tanto por ser independentista ni nacionalista, sino porque para mí el Estado, tanto el gobierno español como la Monarquía con tanta corrupción del PP, PSOE y del Rey emérito, y de Convergencia que siempre pasteleaba con el Estado, están deslegitimados, no tienen autoridad alguna para hacer cumplir lo que ellos llaman la Constitución cuando son los primeros en incumplirla y aprovecharse de ella descaradamente. Y coincido contigo, después de cargarse el Estatuto de Cataluña del 2006 ha sido una constante persecución y acorralamiento contra Cataluña con vejaciones, insultos y humillaciones utilizando todos los medios incluso ilegales para desacreditar unas legítimas aspiraciones como el querer votar, que me han llevado a posicionarme a favor de la República Catalana.
La izquierda española si es que aún existe son cómplices con sus silencios dejando ese espacio republicano vacío que está siendo ocupado por las posiciones más ultranacionalistas españolas. Me gustaría que el pueblo español pudiera decidir libremente si quiere República Federal o Confederal,  pero como eso ahora parece inviable en el ámbito estatal,  quiero luchar desde Cataluña por una República, las Monarquías regidas por los designios de «Dios» forman parte de la historia, y más ésta que fue impuesta por Franco para que todo estuviera atado y bien atado, y además en lugar de arbitrar y moderar el funcionamiento de las instituciones, como bien señala la Constitución, se ha posicionado de manera beligerante contra una de las partes del conflicto haciendo dejación de sus funciones.  Asi que para mi también la monarquía es obsoleta y caduca.

-Efectivamente, coincidimos en lo básico. Yo como hombre de izquierdas soy republicano sin matices. El rey no me representa, y para mí no tiene ninguna legitimidad como bien apuntas. Me da igual federación que otra cosa, pero siempre que seamos una república independiente. Dejé de sentirme español hace tiempo, y de esa decisión no abdicaré jamás, ni de mi ilusión de vivir en una república por que repito: soy republicano y demócrata, y la monarquía parlamentaria no sabe de eso.

-¿Qué piensas de los juicios?

– Los juicios no son tales. Son venganzas políticas movidas por el odio y las ganas de escarmentar a los indepes rebeldes, y que los jueces han hecho su causa, porque la transición los convirtió de la dictadura a la democracia a través de un papel, al igual que al ejército y a los curas. El fascismo siempre ha creído que la letra con sangre entra, o en este caso, y lo que sería lo mismo, que las ganas de ser indepe, a palos se van, la cárcel españoliza y el catecismo te hace ser católico y amar su bandera. Convivir con alguien que te odia, que no te valora, incluso que te desprecia y desea tu fracaso, cuando no tu prisión, por expresar y defender tus ideas, no merece la pena, hay que separarse.
Vivimos en una sociedad profundamente insolidaria en cuanto a los poderes públicos y empresariales, donde la empatía no la conocen y la educación no tiene la prioridad que merece, y eso nos condena a ser la mediocridad que somos, y a no tener expectativas de mejorar en el futuro. Un país que presume de tener 70 millones de turistas, que son los que obligan a crear miles de empleos-basura, mientras deja escapar a sus cerebros, y donde la TV más vista es la del escándalo y el show rosa esperpéntico, y tiene a los medios de comunicación rendidos por soborno al servicio del poder, es un país moral y culturalmente pobre, y está muerto.

-¿Has visto por las redes sociales el concierto de más de cuatrocientos músicos y miles de personas cantando “El Mesías de Händel” ante la prisión de Lledoners? ¿Impresionante verdad?

-Si, he visto el video en las redes, y he sentido un gran orgullo de formar parte de éste pueblo, o una parte de él, solidario con sus representantes políticos, como cada vez que he participado en las muchas y multitudinarias manifestaciones reivindicativas y pacíficas. A la vez, he sentido mucha pena y mucha rabia por la injusta y descarada utilización del dolor para vengarse de un pueblo pacífico, aplicando unas dosis de odio, solo comparables a las de falta de sensibilidad, empatía y hasta misericordia, para con los presos inocentes y sus familias.

-Pepe ha sido un placer hablar contigo, y la suerte de hacerlo después de más de sesenta años de conocernos y el tiempo que nos quede por delante que podamos ver la República.

-La República se conquista no te la van a regalar.

-¿El poder ha regalado alguna vez algo?

Salieron del Restaurante a tomar algo a la terraza de un bar de la esquina, donde continuaron recordando sus tiempos de juventud, de los amigos y de las discotecas que frecuentaban. Una llamada al móvil de José Ramón, interrumpió la conversación. Le informaban que un primo hermano suyo había fallecido….(continuará)

Siembra algunas palabras compartiendo esta entrada...

Comments 2

  1. Tu amigo Pepe al igual que muchos otros que creíamos que al llegar la democracia iba a ser como en los países con bastantes más años de experiencia democrática, vimos y sobre todo ahora más que nunca lo que dijo Arias Navarro franco a muerto pero todo está atado y bien atado. Un saludo amigo y un placer leerte.

  2. Coincido casi en su totalidad en el engaño que sufrimos de una mal llamada transición, pero tal vez mas que la propia transición en que seguramente era imposible una ruptura con el ejército, clero y capital en contra, pero si lo que se hizo durante los años en que gobernaron las mal llamadas izquierdas en que prácticamente no cambió nada de fondo, se aprobaron cuatro leyes para hacer pensar que nos poníamos a la altura de las democracias de Europa, pero fue un engaño mas, la legalización del partido comunista (no quedaba otra) las leyes del divorcio y aborto y poca cosa mas, dejamos todo el caldo de cultivo del franquismo en su lugar, no se depuraron ni ejército, ni policía, ni la judicatura, ni nos convertimos en país laico de verdad, y el poder de los lobbys financieros continuó en su máximo esplendor.
    Solo nos queda, una vez han caído todas las máscaras y cada uno sabe quien es, es proclamar la República Catalana y de ahí a una República Española, habrá muy poco trecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*