«Historia de un combatiente republicano» II- De la Cataluña antifranquista a la República Catalana-XV

Jose Molina Ayala Historias de la ciudad, Reflexiones políticas, Relatos 1 Comment

El padre de José Ramón murió joven a los 59 años, una de tantas preguntas que quedaron por hacerle ¿Por qué  no quiso entrar en la SEAT como  sus otros tres hermanos que le hubiera permitido una vida laboral más ordenada?  Se lo preguntó a su primo Antonio que era un buen depositario de la memoria de la familia.

-¿Tu sabes porqué mi padre se mantuvo  de tramoyista en el Teatro Comedia de Barcelona y no se fue con tu padre y sus hermanos a la SEAT?

-A tu padre le gustaba el mundo del teatro, y tratar con los actores y  actrices.

-Se le veía cómodo en ese ambiente. A mí desde muy pequeño solía llevarme a las representaciones teatrales que veía entre bambalinas.

-Mi padre en algunas ocasiones iba al Teatro Comedia a visitar a tu padre y acabadas las funciones se ponían a comer  bacalao y habas tiernas con el Actor Francisco Rabal como un buen Murciano, y por lo visto se lo pasaban a lo grande.

-¿Cómo sabes todo eso? Recuerdo siempre a mi padre cuando se iba al trabajo después de comer, llevaba siempre una cartera de mano y en ella la fiambrera.

-Lo sé porque mi hermano Andrés trabajaba de botones en el Teatro Comedia con tu padre, era asistente de los actores y actrices y también solía abrir las puertas de los coches a los espectadores que iban al teatro. Yo los fines de semana lo iba ayudar. Luego me iba a vender el Golé por la Ramblas. ¡Gritando el golé resultados de la quiniela! Todo eso también me lo contaba mi hermano que sabía más de lo que veía.

-¡Que gracia tu vendías el Golé! Tu padre y el mío se tenían mucho cariño. Cuando se juntaban se lo pasaban bien. ¡Habían pasado una guerra y los campos de concentración y solo querían olvidar!.

-Pues sí, realmente lo pasaron mal con la guerra civil, luego el hambre y la llegada a Barcelona en las condiciones que tuvieron que hacerlo.

-En la SEAT érais los pioneros en las luchas obreras. Cuando vosotros tosíais con alguna huelga, el ruido se extendía por todas las fábricas de Barcelona y del Bajo Llobregat con huelgas de solidaridad.

 

-Cuando los trabajadores de la SEAT hacíamos las manifestaciones y se paraba de producir, las pequeñas empresas que suministraban material forzosamente paraban, unas lo encontraban bien y otras nos criticaban por quedar paralizado todo el bajo Llobregat y muchas más pequeñas empresas de Barcelona.

Y cuando hacíamos las marchas por la calle los 30.000 mil trabajadores protestando desde la fábrica hasta la plaza de San Jaume quedaban paralizadas todas las calles y avenidas hasta dicha plaza. La Policía nos seguía durante el recorrido y cuando menos te lo esperabas empezaban a pegarnos con las porras sin miramiento y se formaba una guerra campal corriendo la gente de un lado para otro, algo parecido como ocurrió el 1 de Octubre en el referéndum en Cataluña, que pegaron de forma tan salvaje sin miramiento a mujeres y personas mayores pacíficas.

Recuerdo que cuando la policía pegaba a los obreros de la SEAT ellos también recibían algunas pedradas y estacazos. Eran otros tiempos y los trabajadores estábamos muy unidos para poder luchar contra esas cargas policiales tan salvajes pero nosotros con nuestra unión y fuerzas pudimos conseguir muchas mejoras sociales.

-¿Recuerdas el día que la policía mató al obrero de la SEAT Antonio Ruiz Villalba? ¿Tú estabas aquel día en la fábrica?

-Esa fue la lucha más dura que recuerdo la de octubre de 1971 estuvimos tres semanas que entrábamos pero nadie trabajaba. Toda la fábrica quedaba parada y hacíamos asambleas en las oficinas centrales donde estaba la Dirección de la empresa reclamando la entrada de varios compañeros despedidos del sindicato y que los admitieran de nuevo, hasta que un día los despedidos camuflados entre los trabajadores entraron a la fábrica y se agregaron a las asambleas que se hacían  dentro. Fue cuando la Dirección de la empresa decidió que entrara la policía a la carga y desalojara a todos los trabajadores que estábamos dentro de la fábrica.

Yo precisamente ese día estaba en el comedor y me di cuenta por las cristaleras que daban a la calle como los trabajadores en bandada pasaban corriendo y la policía montada a caballo pegando con las porras detrás para echarlos fuera de la fábrica, viendo lo que estaba pasando dejamos la comida a medias y salimos todos corriendo cada uno a cambiarse de ropa hacia la calle.

El drama más grande de ese día pasó cuando los compañeros despedidos junto con muchos más decidieron encerrarse en el taller nº 1 y la fuerzas policiales quisieron sacarlos a la fuerza, se formó una batalla campal, los trabajadores tiraban a las fuerzas policiales, tornillos, arandelas, hierros, aceite de las máquinas en medio de la calle para que los caballos resbalaran, y los agentes cayeran al suelo. Los policías empezaron a echar gases y bombas de humo y los trabajadores se vieron obligados a resistir y conforme iban saliendo la policía les pegaba con las porras y una trabajadora al salir corriendo resbaló con el aceite de la calle y fue a parar debajo de un caballo del policía y cuando el trabajador Antonio Ruiz Villalba intentó echarle una mano para izarla, el policía sacó su pistola y le disparo varios tiros y lo mató.

Este acto tan terrible todos los trabajadores de SEAT y del mundo obrero sintió mucho su muerte. Nosotros, los trabajadores de la fábrica  poníamos una corona de flores en el taller donde él trabajaba en lo más alto de la nave memorando el día de su muerte.

-Aquel 18 de Octubre de 1971 yo estaba haciendo la mili en la Secretaría de Justicia de la Capitanía General en el Paseo Colón. Recuerdo que me hicieron registrar el atestado de la policía donde se relataban los hechos de la SEAT y la muerte de Antonio Ruiz Villalba. Lo registraba bajo la vigilante mirada del Comandante que lo tenía delante. Sin embargo pude ver muy ligeramente por encima que se trataba de los incidentes de la SEAT.

-¿Cómo te destinaron a ese lugar tan comprometido? ¡Por qué tú por aquellos años recuerdo que ya participabas en las luchas contra la dictadura!

-Si, participaba en las manifestaciones callejeras, pero no estaba organizado en ningún partido y nunca me habían detenido. En el verano del 71 me llevaron a la mili al Campamento en San Clemente de Sasebas en Gerona donde hice la instrucción, luego  para sorpresa mía me destinaron a la Secretaría de Justicia y recién llegado ocurrieron los incidentes de la SEAT. Por allí pasaban todos los atestados y detenciones relacionados con la actividad antifranquista. ¿El por qué me destinaron aquel lugar? No lo sé y no lo recuerdo. Nunca se lo pregunté a mi madre, pero intuyo que habló con el vecino que teníamos puerta con puerta en el Turó de la Peira que era una persona del régimen muy influyente. ¡Y ya sabes cómo son las madres supongo que hablaría con él. Y con todo mi cariño, si lo hizo ella lo haría con buena fé pero me hizo una mala pasada.

-¿Por qué una mala pasada? Te quedaste en Barcelona, y eso es una ventaja, podías dormir en casa.

-Si por esa parte si, además pude continuar estudiando para aprobar el Preuniversitario, pero era el lugar menos indicado para una persona que luchaba hacía años contra la dictadura.  Por allí pasaban algunas veces los imputados en Consejos de Guerra, tuve que disimular y tragar mucha saliva.

-¿Sospecharon de ti alguna vez?

-Creo que no, el Comandante siempre me miraba con recelo. Su mirada traspasaba las paredes como rayos X. Entre los compañeros siempre tuvimos recelos, mantuvimos nuestros secretos guardados, nunca nadie expresaba sus opiniones políticas por el miedo a los Servicios de Información, y más en aquel lugar donde se tramitaban los sumarios y los Consejos de Guerra. ¡Te la jugabas!

Con la muerte de Antonio Ruiz Villalba siempre me quedó el interés de saber que ocurrió, quería saber la versión de los obreros que participaron aquel día. Hace unos cuatro o cinco años, quedamos los amigos de Attikus, Lola con la cámara de filmar y José Luis con la máquina de fotos para hacer un reportaje con Carlos Vallejo y Armando Varo, líderes sindicales de CCOO y protagonistas de lo que ocurrió aquel 18 de octubre. Durante todo el día filmamos sus versiones en un video que está colgado en Youtube titulado de “SEAT- La revuelta obrera”.

Fue un día muy especial, Carlos y Armando revivieron aquellos momentos históricos del movimiento obrero, en los años en que los trabajadores estaban organizados en la defensa de sus derechos e intereses. Fueron instantes con sensaciones contrapuestas, mientras relataban sus experiencias sindicales y las asambleas multitudinarias que se hacían en la puerta de las Oficinas Centrales de la SEAT en la zona Franca con la famosa visera en forma de ola, trabajadores de la construcción derribaban las instalaciones de la fábrica y una hilera de camiones transportaban los restos de lo que había sido uno de los pilares del movimiento obrero de nuestro país.

 

Habíamos quedado aquel día para filmar, hubiéramos podido ir otro día, pero fuimos ese día que el azar nos condujo a filmar el testimonio de un tiempo de luchas obreras y a la vez el derribo del símbolo de la resistencia de los trabajadores como lo fue aquel  lugar de las asambleas  de la SEAT, y  todo eso ocurría  en un tiempo de desmantelamiento del movimiento obrero ante la grave crisis económica, el avance global de un liberalismo atroz y el retroceso de los derechos conquistados durante muchos año. Fue una triste imagen gráfica de lo que había sido el movimiento obrero y  lo que actualmente estamos viviendo de retrocesos económios y sociales sin capacidad de respuestas sobre todo para  la juventud y las nuevas generaciones.

 

– Primo desconocía tu etapa en Capitanía. Realmente estar allí no era tu lugar preferido.

– ¡Pues no resultó agradable! ¿Antonio habías pensado alguna vez que volveríamos a pasar lo que estamos viviendo con el retroceso de los avances sociales, con miles de parados, la juventud sin esperanza de tener un trabajo, los desahucios, la pobreza? La gente tiene que reaccionar. ¿Tú que piensas?

-Pienso que esta juventud de ahora ha tenido una niñez diferente a los de nuestros tiempos de los años 60 porque nosotros no hemos querido que pase lo que nos tocó vivir en aquellos años de tantas estrecheces y luchas obreras para conseguir unas mejoras sociales contra una dictadura tan fuerte que había. Hoy en día esta juventud no asimila la crisis que se está viviendo y el retroceso tan grande que está pasando actualmente.

-¿Primo como ves la situación actual del país?

-Yo veo la vida actual y la política de este siglo 21 de nuestro País sin control, sin orden, todo está revuelto, los políticos se insultan, se faltan el respeto a la vista pública, se acusan los unos con los otros del dinero que han robado de las arcas públicas, y se quedan tan frescos y la justicia nos le hace devolver ese dinero que nos pertenece a todos. Yo no quisiera ver lo que puede pasar si este desorden continúa mucho tiempo. Con el tema de Cataluña yo pienso que con todas esas movidas es como si se hubiese levantado una alfombra debajo y ha salido mucha suciedad que estaba muy amagada de muchos años de todos los políticos de toda España, engaños, mentiras, todos los medios de comunicación en fin esperemos que con los años se den cuenta que por ese camino no se puede seguir viviendo en sociedad y respeto

-Hemos construido nuestras vidas aquí en Cataluña. Nadie nos ha regalado nada, todo lo que podemos tener ha sido a base de esfuerzos y de luchas. Nuestras largas familias se han asentado en Cataluña, algunos hablamos catalán, nuestros hijos y nietos forman parte de esta tierra. Primo no veo justo que gran parte del resto de España se meta contra Cataluña de la forma en como lo están haciendo. Esta tierra y sus gentes no se merecen ese trato tan humillante y vejatorio. ¿Crees tú lo mismo?

– Sin duda que sin esfuerzo del trabajo de uno nadie regala nada pero en algunos lugares los trabajos de uno están mejor pagados que otras regiones de España esta es la diferencia que hay como le pasó a nuestros padres que tuvieron que buscar en otra región como la de Cataluña trabajo porque en la suya como las demás regiones del sur tuvieron que venir a trabajar y que reconocieran su esfuerzo de trabajo pagarle más dinero que en sus pueblos de origen. Muchas personas han venido en busca de trabajo a Barcelona les he sentido decir que ellos emigraron a Barcelona yo nunca me he sentido emigrante en Barcelona, mis padres nunca les he sentido decir que se sintieran emigrantes, ellos buscaron trabajo en una región de España, verás Pepe yo he trabajado en la Seat como tú sabes y habían 30.000 trabajadores y casi todos eran de regiones distintas de España y muy pocos catalanes cada uno comentaba que lo mejor era lo de su pueblo, o sea que yo creo que en estas alturas se siga pensando que uno emigró a Cataluña da risa.

Nuestras familias se han asentado aquí viendo crecer a sus hijos y nietos y yo precisamente estoy casado con una catalana y nunca he tenido con toda su familia catalana ninguna diferencia de ninguna clase, ellos me han respetado y yo lo mismo y mis padres están enterrados como los tuyos aquí en Cataluña. No puedo comprender como personas que tienen mi misma edad sigan pensando que se sienten emigrantes en Cataluña, ellos siguen hablando sus dialectos de origen con el porrón de años que viven en Cataluña pensando que no están en una región de España. Yo los veo como forman sus peñas de paisanos, sus bailes regionales, las romerías, los gaiteros y no saben apreciar la sardana y su música que es preciosa. En fin yo me siento muy bien viviendo en Cataluña y no me siento separatista de España porque para mí Cataluña es una región más de España eso si yo respeto los fueros de Cataluña y demás regiones.

¿En fin Pepe a mi todos esos políticos peseteros charlatanes que nos pueden decir a nosotros que hemos vivido dictaduras, la transición y toda esta pantomimas y mentiras, en fin es lo que hay

-¿Primo estás de acuerdo que nos dejen hacer el referéndum en Cataluña para decidir nuestro futuro?

-Pues claro, que estoy de acuerdo que nos dejen votar y decidir

-¿Qué votarías?

-Yo no votaría independencia, pero si estoy de acuerdo con un Estatuto que diera más autonomía a Cataluña, nos dieran más recursos y nos traten con más respeto.

-Antonio ha sido un placer conversar contigo. Hemos de repetir estos encuentros.Tienes una memoria de elefante. Si investigas algo más de tu tio me lo dices.

-Acabo de recibir este escrito del Valle de los Caídos.

Siembra algunas palabras compartiendo esta entrada...

Comments 1

  1. Lastima que la historia esté presa de los vencedores y no hayamos sabido transmitir a las generaciones siguientes lo que pasó en este país, me alegro mucho de poder ver que parte de ella no se está dejando perder. Un abrazo amigo

Responder a Manuel Perez corresponsal de la República Catalana en el País Valencia Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*