Juicio a Cataluña-¿Razones de estado? ¿Persecución política?

Jose Molina Ayala Reflexiones políticas, Relatos 11 Comments

El juicio de la vergüenza, así es calificado por la mayoría de demócratas independientemente de si se es republicano, monárquico, soberanista o independentista. Un juicio que nunca debería haber llegado al Tribunal Supremo y que ha hecho un recorrido vulnerando todos los obstáculos legales solo para enjuiciar a un Gobierno catalán legítimamente elegido por los catalanes por llevar  y debatir en el Parlamento Catalán el mandato democrático que le encomendó las urnas en las elecciones del 2015.

Juicio de la vergüenza no solo porque se está enjuiciando la democrática actividad de un Gobierno y de un Parlamento depositario de la soberanía de todos los catalanes, sino porque se ha llegado al Supremo inmerso en un cúmulo de irregularidades que lo invalidan y que debería ser objeto de nulidad.

El Estado, entiéndase el gobierno central, y las instituciones de los diferentes poderes públicos ante el tsunami democrático que se vivía en Cataluña por el derecho a votar el 1 de Octubre, puso en marcha toda su maquinaria para convertir en rebelión lo que había sido y es  un movimiento democrático y pacífico. La concentración pacífica de protesta de miles de ciudadanos el 20 de Septiembre ante  la Consellería de Economía, el fiscal Maza la utilizó de manera intencionada dándole la categoría de tumulto para así justificar una querella por rebelión, dando  comienzo la retahíla de irregularidades que han llegado hasta el juicio en el Supremo.

 

Irregularidades graves como la instrucción politizada del Juez Llarena validando  una violencia  y rebeldía inexistente,  con prisiones preventivas injustificadas, violación de la inmunidad parlamentaria,  investigaciones paralelas por diferentes juzgados sustrayendo la causa al Tribunal Superior de Justicia como tribunal competente, llevando la instrucción y procesamiento a la Audiencia Nacional y al Tribunal Supremo, haciendo caso omiso a las resoluciones judiciales de otros Estados europeos. Agravado todo ello por la sospecha de las vinculaciones con el PP del Presidente del Tribunal Supremo Sr. Manuel Marchena y tener como acusación popular a VOX herencia fidedigna de las esencias del franquismo. Un juicio donde los resortes de la ideología franquista presentes aún en las instituciones está enjuiciando no sólo a Cataluña sino las esencias de la democracia basadas en el respeto a los derechos fundamentales, como es el de expresión, reunión, manifestación. Todo un panorama que presagia malos augurios en la sentencia.

Ante el terrorismo de ETA en el País Vasco, el Estado respondió a través del Código Penal como no podía ser de otra manera. ¿Pero cómo puede enfrentarse a un movimiento pacífico y multitudinario como es el de Cataluña? Desde el autoritarismo la única manera era revertiendo lo pacífico en violento para así intentar descabezar y castigar un movimiento democrático que hace tambalear los aún resquicios franquistas  instalados en los poderes del Estado. Y paradójicamente desde esas esencias franquistas que los largos años de la transición no quisieron reciclar  el Estado español ha respondido al reto democrático de Cataluña, utilizando todos los resortes institucionales no para persuadir, dialogar y relajar las tensiones que hubiera sido lo más prudente y recomendable en un estado democrático, sino para aplastar y doblegar la voluntad mayoritaria del pueblo Catalán.

¿Era necesario atacar el Estatuto de Autonomía del 2006? ¿Era necesario polarizar la sociedad española con la catalana? ¿Era necesario judicializar el conflicto catalán, criminalizar el referéndum, enviar 6000 policías y guardias civiles, gastar 87 millones? ¿Era necesaria la violencia de la policía el 1 de Octubre? NO, todo eso no era necesario. ¿Pasó algo en la consulta del 9 de Noviembre? NO, fue totalmente pacífica. La gente que quiso votar lo hizo. A partir de esa consulta en la que más de dos millones de catalanes pusieron de manifiesto su malestar político, lo lógico es que el Gobierno español hubiera abierto cauces de diálogo. Pero no, diálogo, no. ¿Es que la naturaleza autoritaria del Estado español no ha cambiado desde hace siglos? Como bien decía Antonio Machado en el año 1908 en su artículo  ”Nuestro patriotismo y la marcha de Cádiz” a raíz de la pérdida de las colonias de Cuba y Filipinas, denunciando la forma del Estado español en cuidar lo que eran sus colonias:

“Sabemos que la patria no es una finca heredada de nuestros abuelos; buena no más para ser defendida a la hora de la invasión extranjera. Sabemos que la patria es algo que se hace constantemente y se conserva sólo por la cultura y el trabajo. El pueblo que la descuida o la abandona, la pierde, aunque sepa morir. Sabemos que no es patria el suelo que se pisa, sino el suelo que se labra: que no basta vivir sobre él, sino para él; que allí donde no existe huella del esfuerzo humano, no hay patria, ni siquiera región, sino una tierra estéril, que tanto puede ser nuestra como de los buitres o de las águilas que sobre ella se ciernen. ¿Llamaréis patria a los calcáreos montes, hoy desnudos, y antaño cubiertos de espesos bosques, que rodean esta vieja y noble ciudad? Eso es un pedazo de planeta por donde los hombres han pasado, no para hacer patria, sino para deshacerla. No sois patriotas pensando que algunos sabréis morir por defender estos pelados cascotes; lo seréis acudiendo con el árbol o con la semilla, con la reja del arado o con el pico del minero a esos parajes sombríos y desolados, donde la patria está por hacer”.

 “..no es patria el suelo que se pisa, sino el suelo que se labra: no basta vivir sobre él, sino para él; seréis patriotas acudiendo con el árbol o con la semilla, con la reja del arado… donde la patria está por hacer”. Viene a cuento estas bellas palabras aplicarlas al conflicto con Cataluña.  Si Estado español depositario de todos los poderes,  hubiera atendido a Cataluña,  con diálogo, persuasión y cariño hacia esa parte de España que legítimamente ha querido ajustar su realidad social, cultural y económica a la realidad española mediante el torpedeado Estatuto del 2006 ahora no estaríamos hablando de rebelión ni del juicio. ¿Ciertamente aún estamos hablando de las dos Españas que mencionaba  Antonio Machado en su poema “Españolitos”: “Una de las dos Españas ha de helarte el corazón”? Tal vez si, los hechos así lo demuestran.

El Estado español  criminalizando y persiguiendo la voluntad de una gran parte de la sociedad catalana no le dejaba otra salida al Gobierno catalán surgido de las elecciones del 2015 que aprobar el 6 y 7 de Setiembre la Ley del Referéndum y la Ley de Transitoriedad  en el Parlament de Cataluña,  para canalizar la voluntad de más de dos millones de catalanes que le habían depositado su confianza. No le quedaba otra alternativa que apelar a los instrumentos democráticos como son las leyes y el Parlamento. ¿Qué más legítimo y democrático que utilizar el Parlamento para dar cumplimiento a las aspiraciones democráticas de una población?

La legitimidad de las leyes promulgadas por los Parlamentos no se discute, otra cosa que esas leyes contravengan los límites de la constitución, y para esa cuestión están los recursos ante el Tribunal Constitucional. Tan legítimo es que el Parlamento Catalán debata y apruebe las leyes que considere oportunas como que el Estado reaccione e interponga los recursos pertinentes. Pero no, el Estado español optó hace tiempo por el camino de la represión y la persecución política. Ya lo dijo la Vicepresidenta Soraya Santamaria, “¿Quién ha hecho que hoy por hoy ERC, Junts per Catalunya y el resto de independentistas no tengan líderes porque están descabezados? Mariano Rajoy y el PP”. Tristes palabras que denotan las esencias autoritarias del pasado y la persecución de las ideas.

La naturaleza política del juicio es incuestionable, hasta ahora no se ha demostrado la existencia de la  violencia necesaria para la rebeldía y la malversación también va decayendo por la falta de pruebas y  los testimonios. Las declaraciones  del Expresidente Sr. Rajoy y la Vicepresidenta Soraya Santamaría, mostraron la arrogancia de los poderosos de la España castiza y la soberbia de los máximos responsables del Gobierno y del Estado con sus respuestas banales de que todo les era desconocido y que sus únicas fuentes eran las televisiones. ¡Cuánto desprecio a la dignidad de la justicia y de los acusados!

Las vergonzosas declaraciones del Delegado del Gobierno Sr. Millo,  caen por su propio peso y  las del Sr. Diego Perez de los Cobos como Coordinador de las fuerzas policiales del 1 de Octubre denotan claramente  su talante autoritario al enfatizar que lo “sustantivo” del auto de la Magistrada Mercedes Armas del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña era impedir la votación y lo “adjetivo” era no alterar la convivencia.  Dos visiones contrapuestas en la concepción del orden público se barajaban en los días previos al 1 de Octubre, la de los Mossos de Esquadra a través del Sr. Trapero que priorizaba mantener la convivencia en una jornada que se preveía masiva y la del Sr. Perez de los Cobos, que primaba impedir por la fuerza las votaciones a costa de lo que fuera.  Dos concepciones radicalmente opuestas que nos debería hacer reflexionar. ¿Por qué el  Sr.Diego Pérez de los Cobos, con antecedentes de la extrema derecha, que se adhirió como Guardia Civil en Yecla al golpe de estado del 23 F y que ha sido procesado por torturas estaba coordinando los operativos policiales de una jornada como la del 1 de Octubre?  ¿Por qué el Sr. Trapero que priorizaba la convivencia está  siendo juzgado por rebeldía? ¿Cómo se ha llegado hasta aquí?  ¿Qué está pasando en este país?

Muchos interrogantes quedan sin responder. ¿Qué ha pasado para llegar hasta donde hemos llegado?

¿Que tenía el Estatuto de Cataluña del 2006 que despertó tanto odio por parte del PP para llegar a incendiar las conciencias de gran parte de la población española  con la recogida de firmas de más de cuatro millones e interponiendo un recurso de inconstitucional ante el Tribunal? Mariano Rajoy lo dejó muy claro  en abril del 2008 cuando  presentó las firmas ante el Congreso el texto catalán “iba a debilitar el Estado”.

¿A qué  Estado se refería? ¿Es que Cataluña no forma parte  también del Estado?  ¿Dentro de su concepción del Estado hay otro Estado? ¿Se refería al Estado que controla la economía, la política, la justicia y las instituciones? ¿Al Estado centralista de la “Unidad de España”?  ¿Se refería al Estado anquilosado en las formas autoritarias del pasado? ¿Era el Estatuto de Cataluña una amenaza exterior que justificaba poner en marcha toda la maquinaria de guerra para defender la unidad de España y justificar el ¡¡A por ellos!!? ¿Era necesario otorgar medallas de mérito a la policía por su labor de reconquista de un territorio “enemigo”? ¿Se trata de ese Estado heredero del franquismo que aún vive en sus entrañas? ¿Se trataba de todo eso?  ¿Son razones de Estado las que motivan la ofensiva contra la sociedad catalana?

¿Que tenía el Estatuto de Cataluña para ser objeto de tanto odio, cuando los Estatutos de Andalucía y Valencia son análogos y han pasado desapercibidos? El  Tribunal Constitucional entre otros artículos derogó la claúsula “siempre y cuando lleven a cabo un esfuerzo fiscal también similar” introducida en el artículo 206.3 donde se regula la participación en el rendimiento de los tributos estatales y mecanismos de nivelación y solidaridad. ¿Era esta cláusula la que iba a debilitar al Estado? ¿Qué hay detrás de toda esa maquinaria del Estado hasta llevar a Cataluña al borde del abismo?¿Intereses económicos? ¿Intereses electorales?

Ya Maquiavelo definía el concepto de razones de Estado en sus  Discursos sobre la primera década de Tito Livio.(lib. III, cap. 41 “Que la patria se debe defender siempre con ignominia o con gloria, y de cualquier manera estará defendida”

La razón de Estado, ha cobrado peso en la realidad política de muchos países  y se utiliza de manera generalizada para definir las medidas ilegales o ilegítimas tomadas por un gobierno con intención de mantener el orden establecido o mejorar su posición frente a enemigos y disidentes. ¿Es que Cataluña son esos enemigos y disidentes necesarios para justificar todas esas medidas ilegales?

¿Nos encontramos ante esta situación? ¿Las cloacas del estado, la negativa a  dialogar, la judicialización de la política, las rebeliones y sediciones falsas, las prisiones preventivas, y el juicio responden a esas injustificadas razones de Estado? ¿Cataluña no forma parte de este Estado o es una colonia? ¿Quién separa, quién segrega? “No basta vivir sobre él, sino para él” Cataluña necesita del Estado árboles, semillas, reconocimiento, cariño y no represión, cárceles y condenas que continúan reproduciendo los males de la historia de este país, que han conformado una memoria colectiva en el conjunto del pueblo español y el catalán.

Por razones de Estado se han cometido en el curso de la historia verdaderas atrocidades.

¿Fueron razones de Estado que Ferrer i Guardia fuera fusilado en la mañana del 13 de Octubre de 1909 por hechos no probados de la semana trágica en Barcelona en un consejo de Guerra?. El Gobierno de Maura lo eligió como chivo expiatorio

¿Qué razones tuvo Franco para rebelarse contra la legítima Republica a la que juró fidelidad y causar millones de muertos? ¿Razones de Estado?

¿Por razones de Estado murieron tantos miles de opositores a la dictadura franquista, algunos condenados a muerte, otros torturados en Comisarias, otros condenados a prisión durante décadas?

¿Qué razones de Estado tuvo Hitler para criminalizar a los judíos, exterminarlos y desencadenar la 2ª Guerra Mundial con millones de muertos?

¿Qué razones de Estado llevó a Stalin para perseguir y matar la disidencia política?

¿Qué razones de Estado llevó al Gobierno de Felipe González a crear el GAL con fondos reservados en la lucha antiterrorista?

¿Qué razones de Estado tuvo el Gobierno de Aznar para involucrarse en la Guerra de Irak desencadenando toda la atrocidad de muertes haciendo caso omiso a millones de manifestantes en contra de la guerra?

¿Qué razones ampara al Gobierno español para incumplir impunemente reiteradas sentencias del Tribunal Constitucional y al contrario perseguir a los políticos y líderes catalanes por incumplimiento de la ley? ¿Razones de Estado?

¿Qué razones existen para llevar a los representantes legítimos de Cataluña, miembros del Gobierno catalán y líderes sociales ante el Tribunal Supremo sólo por defender pacífica y democráticamente sus ideas con riesgos a ser condenados a largos años de prisión? ¿Razones de Estado?

No hay ninguna razón que justifique la persecución, las prisiones preventivas, ni las cárceles para los líderes catalanes. En nombre de ninguna razón pueden cometerse ilegalidades ni atrocidades.

La Cataluña del 2006, no era mayoritariamente independentista, hoy el independentismo se sitúa en el 47% y los que están por el Derecho a Decidir ronda por el 80%  ¿Qué ha ocurrido en todos estos años para esos incrementos hacia el soberanismo y la independencia?

Como dicen nuestros poetas, es necesario arar las tierras de este Estado con semillas de cultura, de ciencia, de valores democráticos, para que todas quepan desde sus propias diversidades y realidades, vivamos para ellas y no sobre ellas. Si no somos capaces todos de esos retos históricos, la realidad de los pueblos irán marcando sus propios ritmos en los caminos hacia la defensa de la dignidad y la libertad colectiva. .

Siembra algunas palabras compartiendo esta entrada...

Comments 11

  1. Pepe, muchas FELICIDADES amigo, creo q has escrito el mejor y más completo artículo sobre esta vergüenza para la españa franquista q es el llamado Proces, o lo q es lo mismo, una persecución canallesca y mafiosa contra la parte del pueblo catalán q quiere ser independiente. No había leido nada tan completo, acertado y ajustado a los hechos. Y además, sin una descalificación, ningún adjetivo insultante ni expresiones de trazo grueso como las mías.
    Eres mi ídolo y un verdadero escritor.
    Un abrazo crack.

  2. Pepe, amic i company de professió.
    M’agrada el teu relat ajustat a la situació real.
    Salut y República

    Francesc Tàrrega

  3. He leído con avidez este maravilloso articulo, coincido cien por cien con tu analisis, la forma como describes las mentiras en las que se basan tanto las acusaciones de la fiscalía como la acusación particular de un partido fascista, dejan al descubierto las verdaderas razones del proces, acabar con todo lo que no sea centralismo. Un abrazo amigo Pepe

  4. Buenas noches Pepe.
    Desde la Murcia profunda enraizada en la mentira y la corrupción, en el agua para todos y en la inacción mayoritaria ante las miserias que nos consumen…. Pero con mucha gente capaz de ver y distinguir entre el humo de la indiferencia y reacción del nacionalismo españolista, TE FELICITO, y difiero a la vez, en cuestiones de matiz y algunos argumentos de la exposición.
    Soy ferviente partidario del derecho a decidir en Cataluña y en todas partes. Y aunque aun soy capaz de distinguir entre los nacionalismos del Pdcat ( que no me gustan un pelo, ni de las proclamas de Puigemont, que representan en Cataluña , lo mismo que los nacionalistas del PP y Cs, en Murcia) y otras propuestas de República Catalana.

    Apuesto y apoyo el derecho a decidir y toda la lucha reivindicativa y pacifica ( de la sociedad catalana) que conduzca a conseguir ese objetivo

  5. Entonces, hemos de suponer que nos están engañando a todos? Cuál es el fin real del Estado ñol si no hacía falta nada de todo esto? Què nos hemos perdido ? És simple odio hacia lo catalán? Qué está pasando pues?

Responder a Jose Hernandez Escámez Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*