“De la Cataluña antifranquista a la República Catalana-Cap.VIII- Diálogo entre amigos

Jose Molina Ayala Historias de la ciudad, la ciudad y las personas, Relatos 2 Comments

Mientras Agustín y José Ramón se saludaban, los dos grupos enfrentados proferían gritos e insultos entre unos y otros. Los Mossos d’Esquadra impedían que los insultos se convirtieran en agresiones. Las voces de ambos lados llegaban hasta las gentes que desde los balcones y terrazas contemplaban la escena.
Los unos lanzaban gritos:
-¡Libertad presos políticos! ¡Por qué os molestan los lazos amarillos. ¡Democracia! ¡Estáis impunes a la violencia, protegidos por el poder! ¡Por eso campáis a vuestras anchas! ¡Sinvergüenzas! ¡Estamos hartos de tanto fascismo! ¡Dejarnos vivir en paz! ¡Hasta que no estén libres los presos teñiremos Cataluña de amarillo! ¡Cada lazo que quitéis pondremos mil, cada insulto que pronuncies contra Cataluña, miles de voces las convertirán en notas musicales de libertad!
Los otros respondían:
– ¡Aquí no hay presos políticos hay delincuentes! ¡Quien la hace la paga! ¡Dejar los árboles en paz y no los llenéis de lazos! ¡El espacio público es de todos! ¡Estamos hartos que embadurnéis todo de amarillo! ¡Cada lazo puesto, lazo que quitaremos! ¿Democracia? ¡Golpistas! ¡Separatistas! ¡No os da vergüenza de querer romper España! ¡España, una, España grande, España libre!
El ambiente se crispaba por momentos, los que defendían los lazos que enarbolaban banderas catalanas y esteladas comenzaron a cantar “Els Segadors” …. “Endarrere aquesta gent, tan ufana i tan superba. Ara és hora segadors. Ara es hora d’estar alerta”.
El otro grupo lanzaba gritos de “Arriba España” algunos con la señal del saludo fascista cantaban “El novio de la muerte”….. “Soy un hombre quién la muerte hirió con zarpa de fiera, soy un novio de la muerte que va a unirse en lazo fuerte con tal leal compañera” .

La gente de las terrazas y balcones miraba el enfrentamiento verbal de las dos versiones de la España real. José Ramón reemprendió la conversación.

-¿Por qué Cataluña debe desistir de sus anhelos democráticos? No entiendo el por qué ?
-¿No ves cómo está la situación de crispada, no hacía falta todo esto?. Ya se decía que esto produciría una fractura. Y eso es lo que está pasando.
-La fractura creo que viene más de los que niegan el referéndum y no aceptan la realidad de Cataluña. No entiendo que poner urnas para que toda Cataluña pueda votar provoque tanto rechazo. No lo entiendo Agustín de verdad?
-¿Cómo que no lo entiendes? No se puede votar para ser independiente, y separarse de España eso no está permitido. Tú lo sabes que también eres jurista como yo.
– Sí, soy jurista, y los dos estudiamos en la misma clase. Puedo entender que el Estado se defienda ante el intento de independizarse una parte de España,  pero que lo haga por las vias democráticas y no represivas. En lugar de encarcelar debería seducir con propuestas, asi la gente podría reconsiderar su actitud. Tú también sabes y así nos lo enseñaron que las leyes no son estáticas ni eternas, y que deben ajustarse a las realidades sociales y políticas de cada momento. Y ahora hay un problema en Cataluña donde más de dos millones de catalanes vienen expresando hace años su malestar con las relaciones con el Estado, y este lo ha ignorado, lo ha menospreciado y hasta lo ha insultado. Y el Presidente del Gobierno Rajoy no ha movido ni un ápice para tratar el problema, dejándolo podrir. Y eso no es justo.
– José Ramón te has hecho independentista? Durante los tiempos de la Facultad sabía que estabas en el PSUC, pero ahora no sabía que eras separatista.
– Si nuestra amistad ha durado tantos años, ha sido gracias a que  hemos respetado  nuestras convicciones tanto religiosas como políticas. Yo siempre te he admirado por tus convicciones cristianas, y siempre te he visto como una persona que ha tenido la suerte de creer en alguna religión. Cosa que yo nunca logré hacerlo.
-Es cierto, hemos mantenido una amistad al margen de nuestras creencias. ¿Porque dices que he tenido la suerte de creer? Tu no crees en algo?


-Suerte, porque supongo que tus creencias religiosas te ayudan a vivir pensando que hay algo más después de la muerte. Durante la adolescencia, quise creer en algo, surgió la religión católica  y con todo lo que aprendí en la escuela de la Historia Sagrada, quise creer, pero no me fue posible.  Me gustaban los buenos consejos y los diez mandamientos aún los tengo en la memoria. Si, todo eso me gustaba, la letra me gustaba, pero nunca me hice con los rituales de la Iglesia. Me aburrían. No llegué a integrarme. Veía que había mucha retórica, un mundo teórico, de apariencias  que no se correspondía con la realidad de cada día. Así que como ya sabes me vinculé en la lucha contra la dictadura y por la libertad. Si creo en algo? Creo en la vida.
– Creer en la vida?. Supongo que se traduce en algo. Yo también creo en la vida, creo en Dios, en las personas, en la justicia. Tú no crees en Dios?
– El Dios que me han enseñado, no. Ese que creó el mundo en siete días y el séptimo descansó. NO. Nunca lo he creído. Me ha parecido algo irreal no creíble y no creo en los dogma de fé.
-Entonces en que crees? Eres ateo, o agnóstico?


-No lo sé si soy ateo o agnóstico. No creo en las etiquetas. Lo que si creo es que hay algo, un principio que rige la vida, la naturaleza, el cosmos. Y ese algo está en  nosotros y en todas las cosas. Algunas veces pienso que la naturaleza, nuestras vidas, nuestros cuerpos, nuestros órganos y células siguen su ritmo biológico de manera autónoma a nuestras voluntades, y la vida sigue su curso como un todo. Esa es la riqueza de la vida, que todas las expresiones de vida componen  un todo que está interrelacionado.
-¡Buenooooo! José Ramón no esperaba de ti esas reflexiones podríamos decir espirituales. Te creía que eras esencialmente materialista. ¿Así crees que hay algo más allá de nosotros y de la vida?. Yo lo llamo Dios y tu principio único que rige la vida.
-Si creo que hay algo misterioso que rige la vida. Y la materia creo que no está desprovista de ese espíritu, consciencia o como quieras llamarlo  para comprender nuestra propia existencia  en la que toda manifestación de vida tiene su razón de ser. En todo caso defender los derechos de los débiles no solo es patrimonio de los materialistas o comunistas, o de cualquier otra ideología, he tenido compañeros de viaje que provenían de los cristianos de base muy luchadores y he aprendido mucho de ellos. Gente que no comulga con la jerarquía de la Iglesia, y sin embargo han sido y son muy consecuentes por la igualdad y la justicia de los pobres. (continuará)

Siembra algunas palabras compartiendo esta entrada...

Comments 2

  1. A mi tampoco me sedujo la religión que me enseñaron ni la que la gran mayoria del clero ha demostrado, siempre hay honrosas excepciones, Mossen Dalmau, Mossen Ballarin, el Pare Manel, los pocos curas obreros, y sigo sin creer en que haya algo después de la muerte.
    Demasiadas atrocidades se han cometiddo en nombre de la Fe i la Religión sea del Dios que sea.

    Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*