“De la Cataluña antifranquista a la República Catalana-Viaje al lugar de sus ancestros

Jose Molina Ayala Historias de la ciudad, la ciudad y las personas, Relatos 5 Comments

«Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas,
guardé silencio,
porque yo no era comunista.
Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata.
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista.
Cuando vinieron a por los judíos,
no pronuncié palabra,
porque yo no era judío.
Cuando finalmente vinieron a por mí,
no había nadie más que pudiera protestar.»
Poema de Martin Niemöller y también atribuido a Bertolt Brecht

“Harto de la España corrupta; indignado por la impunidad de las organizaciones políticas criminales; triste por la sumisión a la domesticación mediática; cansado de tanta humillación y tanta miseria moral en un mundo impuesto y dominado por el lenguaje de la hipocresía y la mentira de los discursos oficiales; enfurecido por la quiebra de la división de poderes y del estado de derecho y dolido por la desigualdad social consentida. Harto de todo ese mundo anclado en el dominio de los poderosos que reprimen y controlan nuestras vidas, emprendo el camino hacia la República de los hombres y mujeres libres, donde la ética y la política sean instrumentos del arte de gobernar desde el respeto a la soberanía popular y la protección de los derechos e intereses de toda la ciudadanía”

Con estas palabras podría resumirse la evolución del pensamiento del personaje de este relato a través de sus propias vivencias críticas con el mundo que le rodea dominado por los discursos y las palabras vacías impuestas desde el poder a través de la mentira y la humillación de una sociedad autoritaria sin márgenes de ninguna oposición ni discrepancia. El personaje del relato realiza una mirada retrospectiva en la historia reciente del país para comprender el momento político en el que suceden los hechos y a la vez emprende un viaje al lugar de sus ancestros de culturas y costumbres diferentes que conviven dentro de su propia persona.  Dicho personaje podría ser uno cualquiera de los más de los dos millones de catalanes que han vivido las experiencias de los acontecimientos de los últimos años en Cataluña

I

De la Cataluña antifranquista a la República Catalana

Una vez pasadas las Elecciones en Cataluña del 21 de diciembre de 2017, convocadas por el Gobierno Español que en virtud del artículo 155 de la Constitución intervino la autonomía catalana, y después de todas las tensiones y acontecimientos vividos, José Ramón decidió viajar a Archena un pueblo de la Provincia de Murcia lugar de origen de sus padres y antepasados. Quería visitar a los pocos familiares que le quedaban, quería volver a sentir el olor de aquella tierra, disfrutar de sus parajes secanos envueltos por el verde de sus frutales regados por el Río Segura, quería volver a ver las peñas quebradas por el tiempo. Quería recordar sus viajes en la infancia, sus correrías con sus primos por la huerta murciana, sus baños en la ribera del río y en la acequia pisando el cieno blando, quería recuperar ese pasado que aún vivía en los recodos de su memoria.

si_780_0

Quería volver a sentir los vínculos con esa tierra y sus gentes que desde la infancia siempre tuvo muy arraigados pues en ella fue concebido aunque naciera en Barcelona por la forzada emigración de sus padres a finales de los años cuarenta del siglo pasado. Al margen de las diferentes realidades que se confrontaban entre Cataluña y el resto de España quería mantener vivos los vínculos con esa tierra y sus gentes. En su último viaje había tenido discusiones y discrepancias con familiares y conocidos sobre el derecho a decidir y las multitudinarias manifestaciones de las que él también participaba por una solución política a la que nunca se le dio oportunidad, ante un conflicto creado por el propio Gobierno del Estado. Sus posiciones políticas vividas desde la propia realidad catalana, y que fueron evolucionando al compás de los acontecimientos no quería que interfirieran en los sentimientos hacia una tierra en la que también tenía vínculos ancestrales de pertenencia.

Un hecho marcó el inicio de todo el conflicto entre Cataluña y el Estado Español, la sentencia en el 2010 de un Tribunal Constitucional desautorizado por su instrumentalización política, que derogó algunos artículos del Estatuto de Catalunya del 2006, quebrando así el pacto Constitucional del año 1978 entre los poderes del Estado, provocando la reacción y protesta de gran parte del pueblo catalán que vieron como la referida sentencia vulneraba y conculcaba la voluntad popular e infringía todos los principios constitucionales del equilibrio de poderes de un Estatuto aprobado en Referéndum y en el Congreso de los Diputados. Era consciente que esa sentencia marcó el inicio en Cataluña del proceso por el derecho a decidir y desde entonces comenzó el deterioro de las relaciones entre Cataluña y el Estado español sobre todo por la judicialización de un asunto político que llevaría a la quiebra del estado de derecho y afectaría la esencia de un Estado democrático por la contaminación del poder judicial y la fallida de la separación de poderes. José Ramón como abogado y jurista hijo de la emigración, ya antes de esa fecha, veía como el Partido Popular inoculaba la hostilidad hacia Cataluña por todo el territorio español con la masiva recogida de firmas contra el mencionado Estatuto casi idéntico al del Andalucía y Valencia que no fueron objeto de recurso alguno.

0_28zaytf8

Recordaba aquellas fechas con sabor amargo pues se iba creando el caldo de cultivo contra Cataluña, y sobre todo recordaba la publicación en la prensa de cartas pidiendo el boicot a los productos catalanes, entre ellas la de un murciano. Con la idea de responderle, elaboró un borrador que al final no envió a la prensa en la que venía a decirle que la mayoría de los productos fabricados y elaborados en Catalunya contribuyen miles de murcianos y de otros lugares de España emigrados durante el siglo pasado, y que sin dejar de amar a su tierra natal, viven en esta tierra catalana donde sus hijos y nietos han crecido y han construido sus vidas en un ambiente de respeto y tolerancia a las diferentes culturas y lenguas, una realidad que estaba muy lejos de las infamias que se vertían desde otros lugares de España.

Viendo el conflicto territorial que se estaba engendrando no sólo desde el Partido Popular, sino también desde el PSOE a través de algunos de sus representantes reconocidos y del silencio cómplice de la mayoría del pueblo español por la contaminación mediática de los medios en contra de Cataluña. Viendo la retahíla de mentiras y humillaciones que se fabricaban contra los legítimos anhelos de Cataluña, como ciudadano integrado en la realidad catalana, en sus costumbres, su cultura, y su lengua, decidió participar junto a los más de dos millones de catalanes en las multitudinarias manifestaciones convocadas por las entidades civiles para exigir una solución política al conflicto.

Sin embargo la anhelada solución política estaba destinada al fracaso, las posiciones desde el Estado español estaban bien marcadas y viciadas desde años muy lejanos por su hostigamiento contra Catalunya derivado de una cuestión histórica de la concepción inquebrantable del dominio económico desde Madrid y los sectores de la oligarquía validada con el concepto patriótico de la unidad indisoluble de España. Los poderes del Estado y los medios de comunicación desde un principio en este largo conflicto han jugado desde el sentimiento patriótico de un nacionalismo español que subyace en esa férrea actitud contra Cataluña creando un muro infranqueable de soluciones políticas y de exclusión de la mayoría de la sociedad catalana como si no formaran parte de este Estado conduciéndolos hacia el abismo y hacia un callejón sin salida, utilizando a la vez el perverso cinismo de  “que quieren mucho a Cataluña”.

Durante el proceso, el pensamiento político de miles de ciudadanos catalanes ha experimentado una evolución de fuerte rechazo e indignación por la actitud del gobierno del estado que mostraba día sí, y día también su verdadero rostro antidemocrático, negando la existencia del conflicto; manipulando a la opinión pública; utilizando el poder judicial y la fiscalía a sus propios intereses; elaborando delitos de rebelión y sedición inexistentes; haciendo uso indebido de los instrumentos jurídicos sólo con fines de persecución política; utilizando acciones de apariencia legal en fraude de ley con una fuerte cobertura mediática contra el proceso catalán y sus líderes solo con la finalidad de destruir su imagen pública. Lo más grave ha “criminalizado” la actitud democrática de Cataluña por sus derechos legítimos, ante la que todo vale, invención de delitos, presos políticos, decisiones arbitrarias, politización de las resoluciones judiciales, en resumidas cuentas el Gobierno llamado “constitucionalista” ha subvertido las esencias del sistema democrático con la única finalidad de aplastar y doblegar unas legítimas aspiraciones de la mayoría de la población catalana.

Esas reflexiones estaban presentes en José Ramón, nunca hubiera imaginado que después de tantos años de luchas sociales y políticas en las que había participado durante la lucha antifranquista desde su concepción republicana y federalista, que había participado en el seno de la Asamblea de Cataluña, su pensamiento hubiera evolucionado hacia la República Catalana que implicaba previamente una ruptura con el Estado. Tenía claro que su opción republicana no partía de concepciones nacionalistas, el movimiento por el derecho a decidir era plural y trasversal, en él participaban gentes de toda condición e ideología, comunistas, republicanos, anarquistas, cristianos, y nacionalistas, pero era un movimiento contra un Estado caduco, autoritario, corroído, un movimiento contra unas formas de hacer que desde la dignidad democrática había que superarlas. Un Estado derivado del fracaso de una transición engañosa donde los herederos del franquismo y de la oligarquía continuaron detentando los poderes bajo formas de simulación democrática.  Y contra ese estado de cosas la sociedad catalana  se ha revuelto de manera masiva y pacífica. ¿Qué otra alternativa le quedaba cuando desde los poderes del Estado niegan cualquier negociación o salida al conflicto, claudicar o responder con dignidad?

Concentracio-Barcelona-Policia-Nacional-Octubre_EDIIMA20171003_0181_19

Ante esa situación  de acoso y derribo contra Cataluña, Jose Ramón y miles de catalanes no podían mirar hacia otro lado y el 1 de Octubre fecha del Referéndum convocado por la Generalitat de Catalunya, a primera hora de la mañana acudió a su colegio electoral como  los miles de ciudadanos de todo Catalunya dispuestos a defender las urnas y su derecho a votar. Se debatía en votar “NO” o en blanco, pero en el curso de la mañana cuando llegaron las imágenes por los móviles de las cargas policiales y de la represión, su voluntad se inclinó hacia el “si”. Un si de indignación, un si de protesta contra un Estado  que había puesto de manifiesto su verdadera naturaleza autoritaria. Desde ese día su opinión política y la de muchos que defendieron la democracia con las urnas cambiaron radicalmente, se decantaron por reclamar una República Catalana, extensible, según su parecer, a los otros pueblos de España siempre que sea esa su voluntad mayoritaria.  Una República donde impere la ilusión de construir una sociedad de hombres y mujeres libres, donde la ética y la política se pongan al servicio de la gente y no de los poderosos.
Con todo ese cúmulo de experiencias y pensamientos, decidió volver a visitar el pueblo de sus ancestros, quería sentir la realidad que se vivía en aquel lugar alejado a seiscientos quilómetros de distancia y quería compartir y trasladar la realidad catalana que se alejaba mucho de la versión oficial de los telediarios y de los medios de comunicación y sobretodo que el movimiento pacifista por la República nada tenía que ver en contra de los españoles, su cultura, sus costumbres y sus lenguas. (Continuará)

Siembra algunas palabras compartiendo esta entrada...

Comments 5

  1. Un excelente resum dels sentiments d’una persona que s’ha integrat d’una manera efectiva en el seu pais d’acollida sense oblidar per això les seves arrels.
    LLàstima que aquest no hagi estat un cas més freq üent
    Una abraçada

  2. Muy bien José, conozco a muchos José Ramón, que se han inclinado por la República, a raiz de la violencia que ha desplegado el Estado contra todo lo que huele a Catalunya o catalán, y normalmente la gente de bien, la gente honrada y trabajadora, siempre reacciona ante la injusticia y asi hemos pasado de los dos millones que ya no aguantamos mas, que no nos resignamos que todo siga igual o peor. Venceremos!!

  3. Muy bien por el cambio de actitud de José Ramón a causa de los sucesos del 1 de Octubre.
    La verdad es que la información sobre catalunya en el resto del estado español no se ajusta en nada a la realidad. Hay que luchar para que una información veraz llegue a todos los rincones i sin manipular.

  4. Amigo Pepe, eres un verdadero crack. Totalmente de acuerdo con tu comentario, tanto con el fondo como con la forma. Un escrito para publicarlo en cualquier medio. Felicidades. Espero la segunda parte. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*