IMG_1439

La ciudad y las personas-XXXVI- ¡Salvem Barcelona per la democracia!

Jose Molina Ayala Historias de la ciudad, la ciudad y las personas, Relatos Dejar un Comentario

La ciudad de Barcelona al igual que las grandes ciudades del país que acogieron las fuertes oleadas de inmigrantes de los años sesenta, necesitaron reconstruirse de los estragos de la especulación y del desorden urbanístico a la que fueron sometidos durante aquellos duros años de dictadura, descontrol y corrupción. Años en que barrios enteros que albergaban a miles de familias quedaron a la intemperie de las injusticias sociales con la ausencia de escuelas, institutos, ambulatorios y deficientes condiciones de vida.
En nuestra ciudad los habitantes de esos barrios castigados por el olvido y la especulación desde finales de la década de los sesenta comenzaron a organizarse en las Comisiones de Barrio y después en las Asociaciones de Vecinos para luchar por la dignidad de sus vidas, reivindicando asfaltado de calles, alcantarillas, agua potable, semáforos, viviendas dignas. Fueron luchas de resistencia ante el avance de la especulación, defendieron los pocos espacios libres que quedaban para futuros equipamientos sanitarios o educativos, se enfrentaron a la represión policial y en muchos casos a las detenciones y encarcelamientos.

Barracas en el Carmelo

Barracas en el Carmelo

La conquista de las libertades y la llegada de los Ayuntamientos democráticos significaron el inicio de cambios importantes en la vida de los barrios, dando comienzo de esa manera la reconstrucción de la Barcelona democrática y la campaña “Salvem Barcelona per la democracia”. Dicha campaña coincidió con el nombramiento en Diciembre de 1976 de Josep Maria Socías Humbert como alcalde de Barcelona, y con un tejido social muy consolidado de años de experiencias en la lucha de barrios. La mayoría de los barrios tenían elaborados sus Planes Populares donde estaban previstos los equipamientos sociales en los pocos solares vacíos que quedaban y que se había impedido su especulación en luchas de años anteriores. Aprovechando el interesado talante aperturista del Gobierno de Suárez para neutralizar unos movimientos sociales y políticos de izquierdas arraigados en fabricas y  los barrios, la FAVB y el conjunto de barrios de la ciudad encabezaron un movimiento reivindicativo ante el Alcalde exigiendo la materialización de las reivindicaciones y  la compra de terrenos para los futuros equipamientos necesarios  para reconstruir la ciudad.

27c9a11473474144188bbf63e5893a99o
Durante el periodo de 1976 a abril 1979 que coincidió con la Alcaldía de Socías Humbert y el efímero mandato de Manuel Font Altaba se anotaron 29 luchas vecinales, y mediante el Delegado de Urbanismo del Alcalde Socías Joan Antonio Solans, el Ayuntamiento de Barcelona compró a “precio de saldo” unas 126 hectáreas de terrenos de grandes propietarios inmobiliarios, industrial y rústico. (“Barris, veïns i democracia-El moviment ciutadà i la reconstrucció de Barcelona (1968-1986) Marc Andreu Acebal”

Dicho dato da a entender la importancia de la presencia del movimiento vecinal que  para salvar la ciudad hizo recular los intereses especulativos. Fue una etapa en el que el movimiento vecinal tuvo su justa recompensa en su larga lucha, intentando así preservar el futuro de una ciudad en la que los barrios periféricos fueron destrozados por la “guerra especulativa”. Lo que era el Distrito IX que abarcaba San Andrés y lo que hoy es Nou Barris, con una población alrededor de cuatrocientos mil habitantes, no había ni un solo Instituto Oficial de Enseñanza Media. Alguien puede imaginarse una capital de provincia con ese número de habitantes que no tuviera ni un solo Instituto, eso da la medida de la situación de esa zona abandonada de la mano de la Administración. Por dicho motivo a través de la Coordinadora de Asociaciones de Vecinos del Distrito IX, se organizó una gran lucha por los Institutos que actualmente funcionan a pleno rendimiento.

Turo de la Peira-Las Balsas-Acto de la AAVV

Les Basses

En nuestro barrio, en ese periodo se adquirieron los terrenos para ubicar el actual Instituto de Enseñanza Media Barcelona-Congrés, y el Instituto Alsina en el barrio del Congreso Eucarístico, el Hogar de Jubilados junto a Pi i Molits, el edificio nuevo para  la guardería Cargol afectada por las inundaciones de Cartellá. De ese tiempo recuerdo con especial cariño el acto festivo de la Verbena de San Juan que hicimos en los terrenos de Borbón para reivindicar el Instituto, y lo recuerdo no solo por la gran participación de los vecinos del barrio sino que aún retengo en mi memoria la imagen de nuestro compañero Joan Benaiges Guash de 70 años de edad, que acabada la fiesta estuvo durante toda la noche vigilando el material de la Asociación de Vecinos. Cabe señalar que las Asociaciones de Vecinos siendo fruto de la iniciativa de los partidos de izquierdas ilegales en aquellos años de la dictadura, participaban personas que habían sido represaliadas, encarceladas y otros como Joan que venían de su larga historia de exilio, resistencia y lucha en la Segunda Guerra Mundial contra el fascismo. Permitirme hacer un pequeño paréntesis para explicar su dura historia que su nieto Jordi me acaba de recordar y que vale la pena transcribirla en honor a esas personas que lo dieron todo por la democracia.

F23-7237
Joan Benaiges nació el 1907 en Valls (Tarragona) participó en la Batalla del Ebro, donde cayó herido perdiendo la visión de un ojo, estuvo ingresado en el Patronato Ribas en Barcelona. Antes de la entrada de los franquistas a Barcelona, huyó a Francia, yendo a parar al campo de concentración de Argelés, donde estuvo un tiempo para después ir al Departamento de Tarn, cerca de Touluse. Cuando entraron los alemanes en Francia lo destinaron a los campos de trabajo. Participó con la Resistencia francesa y en 1942 lo detuvieron por un acto de sabotaje contra un almacén de armamento.

mauthausen-gate-during-the-camps-operation

Mauthausen

Estando pendiente de juicio en 1944 lo deportaron en un tren lleno de españoles al campo de exterminio de Mauthausen, y a unos veinte kilómetros antes de llegar en la población de Linz (Austria) un grupo de deportados del vagón en el que iban arrancaron unas planchas de madera del tren y se escaparon, en su larga huida se unieron al Ejército Rojo y en 1946 fue ingresado en un Balneario en Odesa (Ucrania) recuperándose de unas heridas. Acabada la segunda Guerra Mundial se fue a vivir a Lanz del departamento de Pas de Calais, donde se quedó a vivir con exiliados españoles. En todo ese periodo su mujer e hija lo dieron por desaparecido. Sin embargo en el año 1951 un amigo de Joan visitó en Barcelona a la familia comunicándoles que estaba vivo. En 1956 su mujer e hija fueron a verlo y en el año 1963 volvió a Cataluña donde la dictadura aún estaba a pleno rendimiento represivo. Junto con su hija Rosa, su yerno Joan y su nieto Jordi se incorporaron como miembros activos de la Asociación de Vecinos, siendo Joan para muchos de la Asociación un referente por toda su trayectoria, sobro todo por su humildad y solidaridad. Un día me enseñó una pieza de dominó de hueso hecha, me dijo que hizo el dominó durante su tiempo en el Campo de Argelés. Joan Benaiges y tantos otros que tuvieron que vivir esas duras experiencias y que continuaron su lucha por la democracia, vaya para todos ellos nuestro más sincero agradecimiento. Joan murió hace años. ¡Gracias Joan! Muchos te recordamos.

Acabado el periodo de la transición hacia los Ayuntamientos democráticos, donde los barrios a través de las Asociaciones de Vecinos y la FAVB dejaron claro cuál era su posicionamiento irrenunciable a defender los intereses y necesidades de los barrios, con las primeras elecciones democráticas municipales se inició otro periodo distinto donde los Regidores y Alcaldes elegidos mediante los votos dieron la natural legitimidad democrática para ejercer sus funciones de gobierno local. Legitimidad indiscutible que bien podía ser compatible con facilitar la participación de los barrios a través de los mecanismos democráticos. Pero en esa etapa tomando la legitimidad de los votos como argumento se intentó arrinconar a las Asociaciones de Vecinos que hasta ese momento habían sido y querían seguir siendo instrumentos de participación directa y de control de la acción de gobierno municipal.
En las primeras elecciones democráticas al Ayuntamiento de Barcelona en el año 1979, fue elegido Alcalde Narcis Serra del PSC. Muchos fueron los militantes de Asociaciones de Vecinos que participaron como regidores de los diferentes partidos y salieron elegidos formando parte de la nueva política municipal, ya fuera desde el gobierno o de la oposición. Aquellas circunstancias significaron cambios importantes, aparte de que las entidades vecinales quedaron mermadas por la reducción de sus efectivos personales, el gobierno municipal cambió el talante de participación que hasta el momento se había abierto con el Gobierno de Socias Humbert.

Planta Asfaltica

En ese periodo  de reducción de efectivos  y de cierto aislamiento del Ayuntamiento en el que nos encontramos las Asociaciones de Vecinos, reforzamos la Coordinadora de AAVV del Distrito IX con el fin de agrupar fuerzas y a través de ella llevar a término luchas importantes que a la larga dieron su fruto. En ese nuevo tiempo a través de las comisiones de vecinos que se formaban en luchas puntuales (barracas, aumento de alquileres, semáforos, asfaltado de calles, escuelas, cobertura segundo cinturón, institutos, planta asfáltica, etc) se fueron incorporando sabia nueva a las entidades vecinales. Las Asociaciones de Vecinos de barrio que nunca habían perdido su presencia vecinal, con el transcurso de algunos años volvieron a recuperar su legítimo protagonismo con luchas que se llevaron a término con toda la fuerza necesaria  para conseguir sus objetivos de mejora de los barrios al margen del partido político que gobernara en el municipio. La naturaleza de organizaciones unitarias, plurales, independientes y democráticas le conferieron un carácter de entidades de participación ciudadana y un instrumento de democracia directa que permitía a los vecinos colaborar en el diseño de las necesisades de sus barrios,  de esa manera los vecinos siempre tuvieron y tienen a la Asociación de Vecinos como referente ante cualquier problema social, urbanístico o de cualquier índole para la defensa de sus intereses y de sus necesidades sociales. (continuará)

Siembra algunas palabras compartiendo esta entrada...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*