constitucion78

La ciudad y las personas-XXXVII- De la Constitución Española de 1978 al Referéndum de Cataluña 2017-I

Jose Molina Ayala Historias de la ciudad, la ciudad y las personas, Relatos Dejar un Comentario

I
De la Constitución Española de 1978

El 20 de Septiembre de 1977, tres meses después de las primeras elecciones democráticas, a las 11 horas 40 minutos un paquete-bomba dirigido al director de la Revista El PAPUS en Barcelona causó la muerte de Juan Peñalver Sandoval vecino de nuestro barrio de la calle Montsant, 25 que le explotó cuando se dirigía a entregar el paquete a su destinatario, causando además 12 heridos dos de ellos graves.(1)(LVG19770921-001)(LVG19770921-010)

IMG_1540

Aquel atentado contra la vida y la libertad de expresión recién celebradas las primeras elecciones generales del 15 de junio fue un golpe muy duro para la familia, el barrio, la prensa y la recién estrenada democracia. La Asociación de Vecinos unos días después llamamos a la protesta y a la solidaridad de los vecinos cerrando el comercio durante la tarde, los balcones se llenaron de crespones negros, y por la noche una gran manifestación de vecinos recorría las calles del barrio. El atentado fue una muestra de que las cloacas del Estado donde se alojaban las fuerzas más reaccionarias aún estaban vivas y dispuestas hacerse oír a pesar de la llegada de las libertades democráticas, de las elecciones y de la IMG_1539forma engañosa cómo se llevó a término la transición tolerando que el franquismo continuara vivo en sus entrañas.

IMG_1538

Por aquellas fechas los partidos políticos y los sindicatos comenzaron su andadura con sus legítimos programas, idearios, estrategias para ocupar sus espacios en la lucha política y sindical. Muchos demócratas que venían de la lucha antifranquista y otros de nuevo cuño concebían  los partidos políticos como instrumentos legítimos para construir la democracia y servir a sus justos fines en un marco del respeto a las diferencias ideológicas y con la idea de construir un país para todos. Han pasado muchos años desde el inicio de la democracia, y la sociedad española continúa sometida a las mismas clases dominantes y a las mismas castas económicas instaladas en los aparatos de poder manteniendo sus privilegios y las desigualdades sociales con políticos oportunistas que se cobijaron en los grandes partidos con opciones de gobierno para sus intereses corporativos y personales provocando  graves casos de corrupción en las altas esferas de la administración pública y  privatizando  sectores estratégicos de la sociedad para más tarde formar parte de los Consejos de Administración de esas grandes empresas como Telefónica, etc, con sueldos millonarios.

Durante los años de la transición, en todos los rincones de España y de Cataluña las fuerzas democráticas comenzaron a la conquista de la democracia, esa democracia que había nacido mutilada en la que sobrevivían aún en el poder judicial, policía y ejército las ideologías de la extrema derecha que impunemente circulaban por las cloacas del estado. La reconquista de la democracia desde los barrios, ciudades y pueblos,  y desde las propias raíces de la sociedad española,  era un reto importante para dejar atrás el pasado y defender una democracia real  por la que se había luchado durante cuarenta años.

Mientras en los barrios los vecinos luchaban por el asfaltado de las calles, los centros sanitarios y escuelas, e intentaban poner orden al desastre urbanístico que la especulación había dejado a su paso; en las fábricas y en los centros de trabajo los trabajadores se organizaban libremente para defender sus derechos laborales y debatían sobre los Pactos de la Moncloa; y en la política daba comienzo una nueva etapa legislativa del proceso constituyente. Mientras el país se ponía en marcha después de cuarenta años de ostracismo, ETA y el GRAPO continuaban asesinando a empresarios, magistrados y militares y la extrema derecha desde las cloacas del Estado continuaba atentando con sus diferentes marcas entre ellas la Triple A, Alianza Apostólica Anticomunista. Ese reto ilusionante de construir una democracia de todos y para todos con el tiempo ha resultado difícil, sino infructuoso pues los poderes económicos dominantes asentados en el centralismo de Madrid y los poderes ideológicos del pasado han obstaculizado la construcción de una democracia que de soluciones a los ciudadanos y a los territorios que la componen.

A la vez la cuestión de la organización territorial un tema tabú en la España franquista y latente en los territorios históricos irrumpía con fuerza en la masiva manifestación en Barcelona del 11 de Septiembre de 1977 de más de un millón de personas poniendo de manifiesto las aspiraciones nacionales de Cataluña y reivindicando el retorno de las instituciones de autogobierno. Las aspiraciones de autogobierno también fueron reclamadas por Andalucía en una manifestación de millón y medio de personas para reclamar una autonomía en pie de igualdad con el resto de los pueblos de España. Durante el año siguiente 1978 se fue configurando lo que sería el mapa autonómico de la España legalizando las preautonomías de todos los pueblos que componen el Estado Español.

Las compuertas de la cuestión territorial reivindicadas para las nacionalidades históricas (Cataluña, Euskadi y Galicia) se abrieron de par en par para todo el territorio en lo se llamó “café para todos” y configuró el mapa de la España de las autonomías. A la vez en ese tiempo el Gobierno dada la alta inflación económica, en Octubre de 1977 propuso los llamados Pactos de la Moncloa que la oposición política aceptó con el malestar y el desacuerdo de gran parte de los trabajadores.

Mientras la España progresista intentaba abrirse paso, la España conservadora golpista se resguardaba bajo el manto de la transición, en ese marco político durante el primer 923457344_26102012134459semestre de 1978 se puso en marcha la ponencia constitucional con el fin de elaborar la nueva Constitución, formada por los siete ponentes (Solé Tura, Roca Junyent, Perez-LLorca, Peces Barba, Herrero de Miñón, 16b-operacion galaxiaFraga Iribarne, Gabriel Cisneros) que representaban al amplio abanico de los partidos presentes en la Cámara, durante el curso de sus debates, el golpismo militar comenzaba a fraguar sus intenciones en la reunión del 11 de Noviembre en la Cafetería Galaxia en Madrid de varios jefes y oficiales del ejército entre ellos Tejero y Saenz de Inestrillas, siendo detenidos el 18 de noviembre por la Guardia Civil y el CESID según parece sin consecuencias represivas, pues los conspiradores continuaron tramando la operación hasta el 23 de Febrero de 1981 que la pusieron en marcha.

La Constitución Española se aprobó por Referéndum el 6 de Diciembre de 1978 por el 87,79 por ciento que representaba el 58,97 por ciento del censo electoral, en su primer artículo del Título Preliminar España se constituía en un “Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político”, esos contenidos programáticos abrían la esperanza a gran parte de la población que por sus circunstancias sociales y económicas vivían en la precariedad y la injusticia.  referendumAsimismo la Constitución contemplaba una amplia gama de los derechos y deberes fundamentales que significaban importantes avances en las libertades individuales y colectivas. Sin embargo han pasado casi cuarenta años de su aprobación y las desigualdades sociales y  retrocesos en los aspectos de la descentralización política  son cada vez más acuciantes poniendo al desnudo todas las miserias agazapadas en los tiempos de bonanza. Todo ello agravado con la hipocresía y el cinismo de los gobernantes utilizando retóricamente la Constitución como buque insignia de los derechos y deberes de todos los españoles cuando son ellos los gobernantes que haciendo un uso  partidista e interesado de la carta magna se han apropiado del Estado inmersos en innumerables casos de corrupción.

La organización territorial fue unos de los puntos controvertidos de la Constitución en el artículo segundo del Título Preliminar por imposición del Estado Mayor del Ejército que interfirió en la ponencia constitucional obligando a incluir el redactado vigente “la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas”. Artículo generador de muchas polémicas en cuanto a la realidad plurinacional de nuestro país que a día de hoy está sufriendo una grave crisis institucional entre Cataluña y el Estado Español.

Las convulsiones sociales y políticas que estamos viviendo en nuestro país, ponen de manifiesto que la transición política fue una etapa cerrada en falso que no permitió cicatrizar las heridas de la guerra civil y de la dictadura franquista, una etapa que aparentemente cambiaba todo sin que nada cambiara para continuar gobernando los mismos. Una transición que dejó en el olvido a  los miles de hombres y mujeres que habían luchado por la defensa de la República, que habían sufrido el exilio, que habían resistido a la dictadura y dado sus vidas por una sociedad democrática y justa, ese pasado de dignidad fue maltratado entregando las riendas del cambio a los herederos del franquismo que continúan hoy en el 2017, paradójicamente con más fuerza que en los años de la transición.

La Constitución Española aprobada en 1978, de la que muchos teníamos la esperanza que fuera útil para construir un nuevo país, con el paso de los años se ha mostrado que  responde a ese engaño de los que nunca han creído en la democracia, de los que nunca han creído en construir un país para todos, en el que todo el mundo quepa, un país sin vencedores ni vencidos, un país de tolerancia hacia la diversidad, un país plurinacional donde puedan convivir en armonía las diferentes nacionalidades que la componen en unos planos de igualdad, un país en resumidas cuentas que defiendan el estado social y democrático de Derecho. Las fuerzas reaccionarias que estaban dentro del 2,56 por ciento que votó en contra de la Reforma Política el 15 de Diciembre de 1976 y  que votaron en contra de la Constitución hoy continúan en el poder, gobernando el país, haciendo retroceder el régimen de libertades, y utilizando la Constitución y el ordenamiento jurídico a su antojo. !Que perversidad, verdad, pues así son las cosas! (continuará)

(1) La transición en Nou Barris de Roberto Lahuerta Melero

Siembra algunas palabras compartiendo esta entrada...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*